“Nunca será tu trabajo mantenerlo interesado”

Posted on Actualizado enn

Imagen

En las revistas femeninas se suelen entregar consejos para que las mujeres mantengan el interés de sus parejas hacia ellas y eviten ser abandonadas o engañadas. Esta situación inspiró a un padre a escribir una conmovedora carta a su hija, la que ha alcanzado un importante nivel de viralización en redes sociales por estos días.

El autor de la misiva es Kelly M. Flanagan, un psicólogo clínico estadounidense que dedicó estas líneas en abril pasado a su pequeña, a quien llama “Cutie Pie”, pero también a su esposa, según relata en su sitio web oficial.

Además, señala que extiende sus palabras a “cada mujer adulta que he conocido dentro y fuera de mi oficina de terapia. Mujeres que nunca han conocido la voz de un papá”, además de “la generación de niños que se convertirán en hombres y que necesitan que les recuerde lo que es realmente importante”.

A continuación, te dejamos con el emotivo escrito titulado “Una carta de un papá a su pequeña hija (sobre su futuro esposo)”.

“Querida Cutie-Pie

Recientemente, tu madre y yo estábamos buscando algo en Google. A la mitad de escribir la pregunta, Google nos mostró una lista con las búsquedas más populares en el mundo. La búsqueda más popular en la lista era ‘Cómo mantenerlo interesado’.

Me sorprendió. Revisé varios artículos de la incontable cantidad que aparecieron acerca de cómo ser sexy y sexual, cuándo llevarle una cerveza en vez de un sándwich y las formas de hacerlo sentir más inteligente y superior.

Me enfurecí.

Pequeña, esto no es, nunca ha sido y nunca será tu trabajo -’mantenerlo interesado’.

Pequeña, tu única tarea es saber muy dentro de tu alma –en ese lugar inquebrantable que no se transforma por el rechazo, la pérdida o el ego- que tú eres digna de interés. (Si puedes recordar que todos también son dignos de interés, estarás por ganar la batalla de tu vida. Pero esa es otra carta para otro día.)

Si puedes estar segura de que vales en este sentido, serás atractiva en la manera más importante del mundo: atraerás a un chico que sea digno de tu interés y que también querrá pasar su vida invirtiendo todo su interés en ti.

Pequeña, quiero decirte algo acerca del hombre que no necesita que lo mantengan interesado, porque él sabe que tú eres interesante:

No me importa que ponga los codos en la mesa –siempre y cuando él ponga sus ojos en la manera en que tu nariz se frunce cuando sonríes. Y que luego no puede dejar de ver.

No me importa si no puede jugar golf conmigo –siempre y cuando él pueda jugar con los hijos que le des y disfrute todas las formas gloriosas y frustrantes en las que se parecen tanto a ti.

No me importa que no persiga el dinero –siempre y cuando él persiga su corazón y siempre lo lleve de vuelta a ti.

No me importa si es fuerte –siempre y cuando él te dé espacio para ejercitar la fuerza que hay en tu corazón.

No me podría importar menos si vota –siempre y cuando se levante cada mañana y te elija un lugar de honor en tu casa y un lugar para venerarte en su corazón.

No me importa el color de su piel –siempre y cuando él pinte el lienzo de sus vidas con pinceladas de paciencia, sacrificio, vulnerabilidad y ternura.

No me importa si fue educado en esta religión o en otra o en ninguna –siempre y cuando haya sido educado para valorar lo sagrado y para saber que cada momento de la vida y cada momento que pase contigo es algo profundamente sagrado.

Al final pequeña, si te topas con un hombre como ese y parece que él y yo no tenemos nada en común, en realidad tendremos en común lo más importante:

Tú.
Porque al final, pequeña, la única cosa que debes hacer para ‘mantenerlo interesado’ es ser tú misma.

Tu hombre eternamente interesado

Papá”

Soledad en el matrimonio

Posted on

Es increíble, pero lamentablemente es una realidad. Muchos matrimonios sufren de soledad individual!
Genesis 2:18 Después dijo Jehová Dios: «No es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él».
Genesis 2:24: Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne.
Es evidente que una de las razones más importantes por las que Dios creó el Matrimonio, fue resolver un asunto de soledad y que ambos desarrollaran un compañerismo tal que pudieran verse como una sola carne.
Cuando dos personas se unen en Matrimonio, sueñan con una vida juntos para toda la vida. Sus anhelos e ilusiones tienen que ver con una vida, juntos felices y para siempre. Nadie se casa pensando que se va a separar o a divorciar en un futuro. Nadie se casa pensando que la relación no va a funcionar. Todos nos casamos pensando que esa persona con la que estamos uniendo nuestra vida, es la persona perfecta para nosotros.
Sin embargo, con el paso del tiempo, descubrimos diferencias que tienden a separarnos; muchos caen en la apatía y la rutina insulsa de la vida; no cuidan de su compañerismo y empiezan a separarse emocionalmente poco a poco, hasta que el compañerismo que los unía se va perdiendo; y entonces experimentan una horrible sensación de soledad.
Cuando la Biblia nos enseña que “seremos una sola carne”, habla de un nivel de intimidad y compañerismo inseparable. Dos compañeros que emprenden juntos la aventura de la vida, en la que formarán una familia y encontrarán muchas alegrías, muchos sinsabores, muchos éxitos y muchos fracasos, tiempos de paz y tiempos de guerra, encontrarán tiempos de felicidad y también tiempos de tristeza. Pero lo más importante es que esos dos compañeros estén dispuestos a apoyarse mutuamente tanto para disfrutar de las cosas buenas de la vida, como para enfrentar las dificultades, unidos como un solo bloque.
Eclesiastés 4:9-11 Mejor son dos que uno, pues reciben mejor paga por su trabajo. Porque si caen, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del que está solo! Cuando caiga no habrá otro que lo levante. También, si dos duermen juntos se calientan mutuamente, pero ¿cómo se calentará uno solo?
En una vida de compañerismo, si uno cae, se equivoca, o falla, o hace algo indebido; la función del otro es “levantarlo”, animarlo, apoyarlo; no criticarlo, ni juzgarlo, ni acusarlo. Dos compañeros de viaje, están pendientes si su compañero se resbala, para inmediatamente tenderle una mano y levantarlo. Pero muchos matrimonios hacen lamentablemente lo contrario. Si el cónyuge comete un error, ahí mismo le caen encima, lo acusan, lo juzgan, lo critican con una actitud realmente destructora del compañerismo que se supone deben vivir.
Cuando se cometen errores, se debe hablar del tema, pero de forma constructiva, expresándose mutuamente el apoyo necesario para procurar que no se vuelvan a cometer esos errores. El enfoque sería algo como: “Mi amor, no te preocupes, quiero que cuentes conmigo para ayudarte en lo que sea necesario, así como yo cuento contigo para evitar cometer errores, pero si los cometemos, siempre nos apoyaremos y juntos saldremos adelante.” Dios bendice y prospera los matrimonios “compañeros”.
Si tu matrimonio ha sufrido o sufre de “soledad”, si has estado distante, pídele perdón a tu cónyuge y toma la decisión de convertirte en el (la) mejor compañero(a) de tu cónyuge. Toma la decisión de no juzgarle, de no criticarle, de no maltratarle en modo alguno. Más bien toma una actitud de “compañero” que siempre estará ahí para levantar al otro. Hoy por ti, pero seguramente mañana por mí!

Tu matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado. CUÍDALO!

Posted on

La parábola del matrimonio

Posted on

Cuenta una vieja leyenda de los indios Sioux que una vez llegaron hasta la tienda del viejo brujo de la tribu, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu. – Nos amamos – empezó el joven. – Y nos vamos a casar – dijo ella. – Y nos queremos tanto que tenemos miedo. Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán. Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos. Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte. – Por favor – repitieron – ¿hay algo que podamos hacer? El viejo los miró y se emocionó de verlos tan jóvenes, tan enamorados, tan anhelantes esperando su palabra. – Hay algo…- dijo el viejo después de una larga pausa -. Pero no sé…es una tarea muy difícil y sacrificada. – No importa – dijeron los dos-. Lo que sea – ratificó Toro Bravo. – Bien -dijo el brujo-. Nube Alta, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? Deberás escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte. Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena. ¿Comprendiste? La joven asintió en silencio. – Y tú, Toro Bravo – siguió el brujo – deberás escalar la Montaña del Trueno; cuando llegues a la cima, encontrarás la más brava de todas las águilas y, solamente con tus manos y una red, deberás atraparla sin heridas y traerla ante mi, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta…¡salgan ahora!. Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur…. El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas. El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo las aves cazadas. Eran verdaderamente hermosos ejemplares, sin duda lo mejor de su estirpe. – ¿Volaban alto?- preguntó el brujo. – Sí, sin duda. Como lo pediste… ¿y ahora? – preguntó el joven- ¿los mataremos y beberemos el honor de su sangre? – No – dijo el viejo-. – Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne – propuso la joven-. – No – repitió el viejo-. Harán lo que les digo: Tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero… Cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres. El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros. El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero solo consiguieron revolcarse en el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre si hasta lastimarse. Este es el conjuro… -Jamás olviden lo que han visto. Son ustedes como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse uno al otro. Si quieren que el amor entre ustedes perdure, vuelen juntos pero jamás atados. ¿Qué más se puede agregar? Es triste ver a una pareja separarse por poner los intereses propios sobre los de la otra persona. Y por el otro lado, es muy placentero sacrificar los propios para dar el primer lugar de nuestro corazón a nuestro ser amado. No hay nada más hermoso en esta vida, ni nada más vivificante que amar. ¿Qué importa si sacrificamos aún nuestra vida por la persona que tenemos al lado, si vamos a recibir ese don celestial, el más preciado que el ser humano puede poseer: amor? El recibir amor es el mejor regalo que uno puede tener, y está en nosotros nutrir ese amor día a día, paso a paso, un poco aquí y un poco allí, para que perdure en el tiempo. ¿Qué pasa si en un bote de dos remos, sólo una persona rema? El bote da vueltas, y no avanza, hasta que la persona que rema se cansa y todo termina ahí. “Amar” no significa “sentir”, sino “actuar”. “El amor (…) no busca lo suyo.” (1 Corintios 4, 5)

La importancia de delegar en el hogar

Posted on Actualizado enn

 


Delegar tareas del hogar en los niños desde pequeños es de suma importancia por todo lo que significará en sus vidas, tanto en su relación con los padres como por los hábitos que adquirirán. Hacerlo nos lleva a contemplar dos aspectos. Uno tiene que ver con las protestas que tendremos que escuchar de los niños por darles tareas pequeñas o fáciles y reservarnos para nosotros las que les parecen más emocionantes. El otro, es el esfuerzo que significa enseñarles a realizar pequeñas tareas. 
La tentación de pensar ‘yo lo hago más rápido solo/a’ llega a ser muy seductora, pero enseñar a los niños a trabajar es importante para su desarrollo y es un medio para disfrutar con ellos mientras cumplimos con nuestras tareas; les estaremos enseñando a hacer bien las cosas y a ser responsables.
Aquí 6 sugerencias para delegar correctamente en el hogar
Decidir
Al analizar que asignaciones pueden darse a los niños, hay que pensar en: ¿Qué se logrará al delegar? ¿Qué trabajos podrían delegarse? ¿Qué trabajos los niños pueden aprender a realizar?
Converse con su esposo/a, si está casado/a y arme un programa consensuado. Cuando hayan logrado un acuerdo, preséntelo en una noche de hogar o reunión familiar.
En el armado del plan, seguramente se presentarán los siguientes bloqueos internos que habrá que desechar:
  • Yo lo puedo hacer más rápido. Ciertamente se necesitará más paciencia y más tiempo al poner en práctica el plan, pero es hacerlo es una inversión importante y no un gasto.
  • Quiero que se haga perfecto. Es probable, pero enseñar exige contemplar la posibilidad de errores. Es parte del aprendizaje. Si les mostramos que confiamos en que lo pueden hacer bien, seguramente lo harán así.
  • No delegue cosas triviales sólamente. Mostrarles que su ayuda nos permitirá ocuparnos de otras cosas.
Dividir
Presente a la familia un plan, pero cuide de ser flexible y permita que cada miembro de la familia de su opinión sobre como debería ser puesto en práctica. Acepte cambiar y redistribuir las tareas asignadas previamente. Aunque le parezca insignificante, esa actitud ayudará en los resultados.
Cuidado con los siguientes bloqueos que pueden surgir en su mente:
  • No es un plan suficientemente organizado. Piense en esto como un proyecto en desarrollo más que en un gran evento institucional. Los hechos se darán día a día y hay tiempos para hacer los ajustes necesarios.
  • Mis hijos no son capaces. Tenga confianza en ellos y se sorprenderá de las cosas que pueden hacer por ellos mismos.
   Deliberar
Las noches de hogar para la familia ofrecen una excelente oportunidad para decidir quién hace cada cosa. Durante la reunión cada uno puede tomar la responsabilidad por sus tareas. Hay que buscar acuerdos y eliminar sentimientos de desigualdad. Si es necesario, redistribuir. La noche de hogar es una ayuda para enseñar a los niños en cuanto a la importancia de ser responsables.
Cuidado con los siguientes pensamientos:
  • Mis hijos están muy ocupados. Usted también está ocupado y delegar hace que la vida familiar sea un trabajo de equipo. Esto permitirá que todos puedan hacer algo más en sus días y semanas ocupadas.
  • Algunos niños trabajan mejor que otros. De trabajos específicos de tal manera que cada niño tenga que responder por su porción. No etiquete trabajos de ‘varón’ o de ‘mujer’. Cada niño debería aprender a hacer cada tipo de tarea. Tenga cuidado de no asignar trabajos a los más grandes o a los más capaces; distribuya con equidad y cuide que todos tengan la oportunidad de trabajar.
Demostrar
Las tareas se cumplen mejor cuando explicamos el qué, por qué y cómo de cada una. Aunque puede parecer cansador y significar tiempo, se ahorrará muchos dolores de cabeza (para todas las partes) si capacita adecuadamente. Una vez que hayan aprendido, déles el espacio que necesiten y no gaste tiempo en controles excesivos y menos que menos en críticas.
No permita las siguientes ideas:
  • Soy criatura de hábito. Oblíguese a a pensar en nuevas maneras de hacer las cosas; usualmente obtendrá mejores resultados.
  • No lo hacen a mi manera. Esté abierto a que las cosas pueden ser hechas de distinta manera. Sus hijos pueden encontrar una mejor forma de cumplir una tarea que Ud.
Disciplina
Deje en claro en la noche de hogar en que traten el plan, que cada uno es responsable por las tareas que haya acordado cumplir y que cada acción tiene una consecuencia apropiada. Muy importante: sea consistente (especialmente entre los padres).
Pensamientos a erradicar:
  • Siento lástima por ellos. Siempre debe ser justo y no experimentar sentimientos de culpa cuando sus oídos escuchen: ‘Yo siempre hago todo el trabajo’, o ‘Yo lo hice la última vez’.
  • Mis hijos esperan que les pague. Siempre reconozca el cumplimiento y ocasionalmente puede dar alguna recompensa. El reconocimiento adecuado hará más por fortalecer su autoestima y amor por el trabajo que una cuenta de ahorros (aunque los niños opinen distinto)
  • Mis hijos rehusan hacer el trabajo. Restrinjan las distracciones hasta que el trabajo esté hecho.
  • Los adolescentes son intolerables. Comuniquese abiertamente con ellos y esté seguro de respetar sus opiniones y su tiempo, pero sea firme si ellos no cumplen con su parte del acuerdo.
  Determinación
Ud. puede hacerlo! Por supuesto no será fácil. Al hacer ésto se está comprometiéndo junto con su esposo/a y comprometiendo a sus hijos a una nueva forma de vida en la familia, pero manténgase firme y no desista. Durante los días en que desee abandonar (seguramente vendrán), tome un breve descanso, reconsidere y siga adelante con el proyecto. Los resultados lo valen.
Una vez que haya decidido que hacer, dividido y deliberado las tareas, recuerde ser consistente con su demostración, la disciplina y su propia determinación.
Una vez que haya implementado estas sugerencias, no volverá a sentirse solo con toda la carga. Tendrá un proyecto y un equipo. 
Hay más valor en enseñar a los hijos a trabajar que tan sólo en tener una casa o un jardín limpio. Trabajando juntos como familia alimentará el amor, aún en los días complicados, y desarrollará buenos hábitos en los niños que les ayudarán cuando sean adultos.
Fuente: www.estilosud.com